Ácido Hialurónico: ¿el milagro antiedad?

Me imagino que habéis oído en muchas ocasiones hablar del ácido hialurónico. El otro día, una de nuestras amigas me preguntaba qué tipo de ácido era. Para empezar, a pesar de cómo se llama, os diré que no es un ácido: es un polisacárido, de origen natural, que fabrica el cuerpo humano y que retiene grandes cantidades de agua en nuestra piel, ojos, articulaciones, huesos, cartílagos,… Está presente entre las células de nuestro cuerpo y es una de las sustancias más importantes que se encuentran en nuestra piel, ya que la mantiene tersa, hidratada y con un aspecto joven.
El ácido hialurónico se encuentra alrededor de todas nuestras células (junto con la elastina y el colágeno), en más o menos concentración, dependiendo del lugar donde esté localizado. Previene la aparición de artrosis en nuestros huesos y articulaciones. Transporta nutrientes hasta los cartílagos. Protege la piel de los rayos del sol y de los radicales libres, responsables de la aparición de enfermedades como el cáncer. Reconstruye las fibras que sostienen los tejidos que forman la piel.
El problema con el que nos encontramos, es que tal y como vamos haciéndonos más mayores, va disminuyendo paulatinamente la producción de esta sustancia, sobre todo en el momento en el que sobrepasamos la barrera de los 40. ¿Qué ocurre a partir de esa edad? ¿Podemos restaurar su contenido?
Sí, podemos restaurarlo y a continuación os explicamos cómo podéis recuperar parte del ácido hialurónico perdido:
– Rellenos en zonas puntuales de nuestro rostro, cuello o escote. Lo hacen profesionales y se inyecta directamente bajo la piel en aquellas zonas que queremos mejorar.
– Sérums y cremas con esa sustancia: aunque los resultados cuestan de ver un poco más que con el punto anterior, conseguiréis también tener la piel hidratada sin necesidad de pasar molestas sesiones de pinchazos. La ventaja de este método es que, habitualmente, las cremas aparte de aumentar la reserva de ácido hialurónico, también mitigan arrugas, manchas de la piel y otras imperfecciones cutáneas como el acné. Ya veis: ¡todo en uno!
– Suplementos de ácido hialurónico: se acostumbran a vender en farmacias y parafarmacias y habitualmente se presentan en cápsulas, para su toma diaria.
– En los siguientes alimentos: plátano, soja, patata, papaya, melón, pera, judías, lentejas o almendras entre otros.
Y recordad que en este tema, como en tantos otros, lo más importante es… la constancia.

---

Deja un comentario

Tienda Online

CLOSE
CLOSE